Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

Búsqueda de blogs

El control de calidad en las correas de piel de reloj

Publicado en09/04/2016 por
El control de calidad en las correas de piel de reloj

Cada vez es más frecuente la llegada de productos de baja calidad procedentes de países orientales, los cuales, en la mayoría de los casos, no pasan por ningún control de calidad o los requisitos de corte son mínimos.

Es  por ello por lo que hoy vamos a ver las diferentes pruebas a las que se someten, en éste caso, las correas de piel empleadas en relojería, y como no, las que montamos en los relojes Smith & Smoorcer.

Antes de empezar, queremos mencionar que todas las pieles empleadas para la fabricación de nuestras correas, cumplen con el convenio CITES de protección de especies en peligro de extinción. Como resumen, CITES es un acuerdo internacional entre gobiernos, redactado como el resultado de la resolución adoptada en 1973 en una reunión de los miembros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, y su propósito es el de asegurar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas salvajes no amenace su supervivencia en su medio natural.

Antes de comenzar con la fabricación de las correas, las pieles seleccionadas previamente son sometidas a distintas pruebas para comprobar su resistencia y calidad. En estas pruebas se comprueba la resistencia a la torsión, la tensión, la resistencia de abrasión, al sudado, a la alta y baja humedad, a la radiación ultravioleta, resistencia al agua salada, a la hermeticidad y por supuesto al desgaste. 

Las pruebas de tensión y torsión se realizan ejerciendo una tensión cada vez más fuerte sobre las pieles, hasta que se llegan a desgarrar. La prueba de torsión consiste en someter a las pieles a un movimiento de torsión para comprobar el ratio consistencia-flexibilidad de acuerdo a niveles óptimos de calidad. 

La prueba de resistencia a la abrasión permite comprobar la resistencia del color de la piel ante un roce constante y continuo a distintos niveles de intensidad. 

La prueba de resistencia al sudor se lleva a cabo durante varios días, consiste en sumergir las correas en una solución química muy ácida que reproduce las características del sudor con un pH específico. El pH es sin duda uno de los parámetros más importantes en todas las operaciones químicas del procesamiento del cuero, ya que este, por estar constituido de proteína con carácter anfótero, modifica la forma de reacción con varias sustancias en función del valor de pH del medio. La medida del pH debe ser realizada en pHmetros para garantizar la exactitud de la medición. 

Las pruebas sobre resistencia a la humedad simulan la combinación de humedad a temperaturas elevadas y muy bajas midiendo la reacción de la piel ante estas condiciones en algunos casos extremas. 

Las pruebas de radiación ultravioleta consisten en lo siguiente. Las pieles se someten durante 72 horas a la acción de rayos ultravioleta reproducidos en laboratorio que simulan la radiación de seis días de sol en las horas más calurosas del verano para verificar el uso óptimo en condiciones reales. Las pieles también se exponen a luz artificial para simular la exhibición de las futuras correas en escaparates. 

La prueba de hermeticidad permite registrar los niveles de absorción y hermeticidad. Consiste en sumergir la correa en agua fría durante 30 minutos y dejarla secar. Tras comprobar posibles fisuras o defectos en la porosidad del tratamiento de tintado se aprueba la materia para ser procesada. El grado de penetración puede ser acompañado colocando una gota de un indicador químico con colorante sobre el corte de la piel y observar la variación del color del indicador. 

Las correas también se someten a un tratamiento de agua salada. Se sumergen en un líquido que tiene la misma composición que el agua salada. Un día de prueba corresponde a unas tres semanas de inmersión en agua salada, lo cual permite probar la resistencia, el brillo y la no deformabilidad de la piel. 

La prueba de resistencia al desgaste simula repetidamente por parte de una máquina la acción de colocarse el reloj en la muñeca para comprobar que la futura correa será duradera y de tacto suave a la vez. 

Para terminar, vamos a conocer algunos trucos para detectar si una piel es de calidad o no. 

La prueba del tacto: Cuando un producto es de piel curtida de calidad óptima, la pieza realizada es muy flexible y suave al tacto, además de transmitir calor. Las pieles sintéticas son frías al tacto y presentan una mayor rigidez. 

La prueba de la vista: En el cuero auténtico (100% genuine leather) de gran calidad, se pueden observar claramente las texturas bien definidas, incluso con una inspección más detallada pueden llegar a verse los poros. Hay que tener cuidado, ya que hoy en día existen pieles sintéticas que imitan a la perfección ésta porosidad. 

La prueba del olfato: Por lo general, las pieles de calidad cuentan con un olor muy característico que depende en gran medida del tipo de piel en particular (becerro, lagarto, cocodrilo, avestruz, etc). Las pieles curtidas de calidad, mantienen su aroma característico con el paso del tiempo. 

Todas las correas de los relojes Smith & Smoorcer son de piel de primera calidad y confeccionadas a mano en España. Tiene una anchura de 20mm y cuentan con una hebilla de acero inoxidable antialergica. El tacto de las correas es suave y muy agradable, son cómodas y flexible para que se adapten a tu muñeca desde el primer día. Duración y calidad garantizadas.

Puede interesarte

Menú